martes, 1 de febrero de 2011

La AFIP denuncia trabajo esclavo



La AFIP detecto y denuncio un nuevo caso de trabajo esclavo. Esta vez el turno fue para la multinacional Pioneer Argentina SRL, propiedad de la empresa estadounidense DuPont.
En el establecimiento de la empresa se encontraron 140 personas trabajando en condiciones infrahumanas.
Los trabajadores, en su mayoría provenientes de Santiago del Estero, se alojaban en mínimas cabañas construidas con chapa, no disponían de luz eléctrica, tomaban la misma agua que se utiliza para el riego de los campos y se veían obligados a usar baños sin puertas, según cuenta hoy el diario Tiempo Argentino

Asimismo, y según se detalla en la gacetilla Nº 2832 del día de ayer emitida por la AFIP
"El allanamiento fue ordenado por el Juzgado Federal N° 3, a cargo del Dr. Ricardo Bustos Fierro y participó también la Gendarmería Nacional.Los funcionarios de la AFIP relevaron a 158 trabajadores, de los cuales 140 hacen la tarea de desflore del maíz y el resto se dedican al mantenimiento de los cultivos y preparación de la tierra. Los empleados manifestaron que fueron empleados por Adecco Specialities S.A., empresa que fue contratada por Pioneer Argentina S.R.L."
"Además los trabajadores no tienen permitido abandonar el predio hasta que terminen el trabajo. El campo está aproximadamente a 40 kilómetros de tierra de una ruta por la que transita el transporte público."
"La AFIP realizó los controles en los campos que estaban a 40 kilómetros de los servicios esenciales. En total, se verificaron la existencia de 5 campamentos repartidos en todo el predio donde los trabajadores estaban alojados en casillas de chapas sin ningún tipo de aislante térmico ni contra alimañas e insectos. Cada cabaña mide aproximadamente 2,20 metros de altura por 1,50 de ancho. En ningún caso hay luz eléctrica."
"El agua para consumo está en tanques de PVC apoyados sobre la tierra y expuestos al sol durante todo el día y se extrae de los mismos pozos usados para el riego de los campos."
"Los baños de los campamentos son construcciones de tres lados que no tienen puerta y con un pozo donde van los residuos. Hay sectores de duchas, aunque algunos empleados manifestaron que nunca tienen agua."
Hace rato que desde muchos espacios se denuncia las condiciones de trabajo en el campo, esto no es novedad. El tema, en este caso, es que por el motivo que fuera el Estado ha decidido tomar cartas en el asunto.
Desde hace unos años, y con la carga de mi experiencia laboral a cuestas, tengo para mi que será de difícil a imposible construir una sociedad justa si el Estado no fortalece su capacidad de contralor.
Como decía el General: Los compañeros son buenos, pero si se los controla son mejores.
Así que desde acá, festejo que los organismo de contralor afinen el ojo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario