sábado, 20 de marzo de 2010

La futbolización de la Política

Hace más de una semana que escribo y borro un párrafo sobre lo que se me ocurrió llamar la futbolización de la política.
La cosa daba vueltas hacia varios días y una columna de Wainfield llena de analogías futbolera lo redondeo.
Hoy se juega a la política como si fuera fútbol. Hay que ningunear al rival, no se hace la amistad por que eso es cosas de cobardes y el que pierde, pierde para siempre.
Sin embargo, aún no entiendo donde esta el merito de imponer una posición por un voto de diferencia. 37 a 36, máxime, cuando como en el fútbol, ese triunfo dura una semana.
Es como cuando un técnico salva su puesto por que su equipo gana 1-0 sobre la hora. Parece que ese gol borro el desarrollo de 90 minutos de juego, o tal ve de varios partidos.
No mucho más que decir. La verdad es que cree este espacio para escribir como ejercicio de reflexión y para acomodar la ideas. Pero la vagancia mata las ideas.
Para el final dos frases de Marelo Bielsa que se aplican al fútbol y deberían aplicarse necesariamente a la política:
"Denle ese mensaje a la gente, a los ignorantes díganle: el que pierde es un inútil, porque así está planteado.”


"Parece que como perdimos no tenemos más derecho a nada. Yo tuve la suerte de que me renovaran el contrato, lo agradezco, lo celebro y lo valoro. Es el mayor éxito de mi carrera deportiva. Es un reconocimiento en el fracaso."



No hay comentarios.:

Publicar un comentario