jueves, 19 de marzo de 2009

Kichner, yo y mi otro yo

Sean las elecciones en junio o octubre me someten a un dilema.
Existen objetivamente una serie de cosas del gobierno que a esta altura me resultan de lo más irritantes.
La falta de timing político para realizar los anuncios, que últimamente lo hace correr detrás de la coyuntura. Su, ha esta altura, inentendible adicción a la confrontación permanente, cuestión que supera la lógica de la política schmittiana de amigo-enemigo, el enchastro del INDEC, las alianzas de ocasión con sujetos de dudosa prosapia y certera traición (y no hablo de los barones del conurbano, sino de Barrionuevo, Saadi o Rico) la desastrosa o mejor dicho nula comunicación, que exhibe todo el tiempo a Cristina dejándola sin red y exponiéndola desmesuradamente.
Por otro lado me cuesta ser oposición de un gobierno que hace una serie de cosas que siempre alenté: nacionalización de empresas (aguas, correo, FFCC, AA.AA,etc), re-estatización de los fondos de las AFJP, recuperación de la fábrica aviones de Córdoba (loocked), retenciones al agro como mecanismo de control de precios internos y distribución de ingresos. Eso sumado a una retórica discursiva que comparto y aplaudo en todo momento, más allá de la distancia entre lo dicho y lo hecho.
Hoy se cooparticipo las retenciones a la soja, pero, el optimismo no logra invadirme.
Tarde, compañeros, demasiado tarde. Hay poco que negociar sin dar el brazo a torcer a como están las cosas. Por ejemplo:
La eliminación de las retenciones se va a dar por la vía del congreso más temprano que tarde.
Por eso creo que, el tan mentado proyecto de la gauchocracia debería haber sido consensuado (ni tan bajas como están en el proyecto, ni tan altas como quiere el gobierno) en las reuniones con Giorgi y destrabar la situación, para luego ( mejor, simultáneamente) tratar de afectar a otro sector para compensar la perdida fiscal, que queda claro es importante. Digamos, minería, renta financiera, algún impuesto extraordinario que presione a los acopiadores y no a los productores, el establecimiento multas para los casos de cartelización (Caso testigo: el cemento), y alguna otra cosa que se me olvida.
Ojo, queda claro que estamos hablando de medidas reformistas, no estoy hablando de los kulaks, eh?
Luego sí, en junio u octubre, se'gual, ir por una derrota digna (el humor social es hoy irreversible) que deje al kichnerismo en carrera para el 2011. Digo, 35 % a nivel nacional y después a remar para sumar sectores afines pero tímidos, que impulsados por los ítems antes mencionados pierdan la timidez, más Ley de Radiodifusión, AA, AFJP, nacionalización de Loocked, entonces ir por el kichnerismo 2.0 con algún candidato viable (no se quien, desde ya).
Muchachos, hay que salvar este proyecto que deja a la izquierda solo a la pared y por lo tanto cualquier otra salida es por derecha.

lunes, 16 de marzo de 2009

Los dos demonios y otras yerbas

La semana pasada el periodista new age Ari Paluch dijo, sin pestañar supongo, “La pena de muerte en la Argentina esta vigente…Los chorros nos matan a nosotros”
Continuando con la misma lógica hoy la diva de los teléfonos sentencio algo parecido.
Estas frases tienen un contenido conceptual tan similar a la teoría de los dos demonios que aterra.
Y nadie, nadie sale a levantar su voz contraria. Ni periodistas, ni artistas, ni especialistas. La duda es ¿no levantan su voz o no le dan la oportunidad?
Alguien dijo el otro día por que no hablaban los especialistas. Arriesgo a decir que no se escucha a los especialistas por que estos dirán cosas que la gente no tiene ganas de escuchar. Cuanto más tranquilizador es creer que con 300 ladrillos y mano re-dura todo se soluciona, por que los malos tienen marcado cuernitos en el pecho y los buenos un corazoncito.

domingo, 15 de marzo de 2009

Rapido y Furioso

El adelantamiento de las elecciones de legisladores nacionales para el 28 de junio merece una serie de reflexiones que exceden el breve texto de un blog como este.
Independientemente de esto, es conveniente y hasta imprescindible dejar a mano una serie de apreciaciones.
El hecho tiene como mínimo tres dimensiones, y cada una de ellas merece un análisis diferente.
Por un lado; la dimesión formal del adelantamiento de las elecciones que modifica las reglas de juego, quebrantando los pilares republicanos. La ley electoral es en este aspecto taxativa: En su Artículo 53 dice: “Convocatoria y fecha de elecciones. La convocatoria a elección de cargos nacionales será hecha por el Poder Ejecutivo nacional. La elección se realizará el cuarto domingo de octubre inmediatamente anterior a la finalización de los mandatos(…)
Asimismo, señala en el Articulo 54 que las provincias pueden determinar por sí mismas la fecha de elección local, es decir en este caso, de legisladores provinciales y de concejales municipales.
Esta modificación agrega un dato más al ambiente de incertidumbre política que vive el país desde el regreso de la democracia. Aunque, como lo historia nos enseña a la hora de votar el republicanismo del candidato en cuestión no es un hecho considerado por los electores. Cambios bruscos de líneas políticas, candidaturas en dos más distritos consecutivamente, renuncias a cargos para ser candidatos por otro, han plagado las crónicas políticas de los últimos 25 años.
Por otra parte, un análisis de la dimensión política nos permite aventurar que la jugada del adelantamiento es propia de Bobby Fisher.
En un solo paso corre el eje de los debates mediáticos sobre inseguridad, la crisis económica en ciernes y el conflicto con el movimiento agrario y descoloca a la oposición que aún en proceso de armado de estructura se encuentra presionada a definir alianzas y listas. Los más perjudicados son sin lugar a dudas Sola, Carrio y Cobos quiénes creían tener mas de 90 días para definir sus aliados y armar sus estructuras distritales.
Los dirigentes agrarios también se ven perjudicados; deben definir su participación política en medio de la interna agropecuaria y la negociación con el gobierno.
Los favorecidos Macri y el Colorado que haciendo uso de la estructura heredada del Duhaldismo puede afrontar las elecciones mañana mismo si es necesario.
Del mismo modo, expone las incoherencias y egoísmos de todo el arco político. Cada uno salió a apoyar u oponerse según sus propios intereses y a intentar justificar, sin quedar pegado, su posición. Así, “Chiche” Duhalde ahora apoya iniciativas irracionales.
Una tercera dimensión es la percepción que el grueso de la sociedad tiene de la medida.
Un primer sondeo muestra que es recibido como una señal de debilidad; no saben si llegan a octubre, se dice. También flota la sensación que de junio a octubre la situación económica se agravará, lo que haría definitivamente imposible cualquier posibilidad de triunfo o derrota digna del oficialismo.
Lo único concreto es que los tiempos se han acelerado y la dinámica de la política parece, por esta vez, será más vertiginosa que la de los medios. Es hora de activar los espacios para abrir el debate y defender un proyecto, un modelo que la menos quien suscribe, cree que existe.
La aceleración a mach 5 de los armados pone nuevamente sobre el tapete cuales deben ser los objetivos de maximas y que se juega en junio, básicamente cuales deben ser los estandartes ha defender .